En primer lugar, permíteme decir que este no es un artículo para sociólogos o líderes empresariales en formación que piensen que los últimos 20 años de aumento de la conectividad de persona a persona en todo el mundo, con Internet, los medios sociales, el entretenimiento y la globalización, han roto las diferencias entre las culturas de todo el mundo.

El mundo ha cambiado, eso es un hecho, pero no en la escala que te puedas imaginar. Las personas de todo el mundo todavía ven las cosas de manera diferente e interactúan según su punto de vista, y eso es tan cierto en los negocios como en la política internacional.

En realidad, la cultura necesita mucho tiempo para cambiar, ya sea que estemos considerando un negocio establecido o, más aún, un país o una región. Los estudios han demostrado que el reciente crecimiento de las comunicaciones en todo el mundo no ha hecho más que aumentar los estereotipos sociales que tenemos que superar para comprender a las personas de otras culturas. Y esto no quiere decir que todos dentro de una cultura tendrán los mismos valores e incentivos. Mientras que los textos sociológicos proporcionan muchas comparaciones entre culturas, en el mejor de los casos son una comprensión general de las expectativas de las personas dentro de una sociedad y de cómo interactúan entre sí.

¿En el mundo de los negocios pasa lo mismo?

Pero a nivel de negocio, para una empresa que desea subcontratar el desarrollo de software, ¿qué significa esto realmente? ¿Por qué debería importarte? El desarrollo de software es sólo una forma de trabajo y la tecnología es bastante omnipresente en el mundo moderno. Si las personas tienen las habilidades y la experiencia para hacer el trabajo dondequiera que se encuentren, ¿importan sus valores culturales?

 

Para analizar esta cuestión, imaginemos un escenario con el que nosotros (como proveedor de servicios de subcontratación nearshore en México, sirviendo a clientes en Norteamérica) podamos relacionarnos. Estás comenzando un proyecto con un equipo de desarrollo de software ágil ubicado en el área central de México. Tu equipo está ubicado en la región de los Estados Unidos.

Podrías asumir que debido a que México está justo al sur de la frontera – ellos sabrían mucho sobre tu cultura – y tendrías razón. Las personas en México y los Estados Unidos consumen una gama muy similar de entretenimiento y bienes de consumo y cruzan las fronteras en ambas direcciones para ir de vacaciones y visitar a sus familias.

Pero, ¿reemplaza esto las lagunas de comprensión generadas por los reportajes sensacionalistas y las diferentes agendas políticas de cada parte?

Lamentablemente, no. Aunque la gente en los Estados Unidos visita México en cantidades cada vez mayores cada año, sus destinos tienden a ser lugares turísticos como Cancún. Desafortunadamente, esos lugares tienen más en común con los EE.UU. que con México – con buena razón. Su objetivo es hacer que el público que viaja a los Estados Unidos y al extranjero se sienta cómodo durante su estadía en otro país, y no confrontarlos con los desafíos del idioma o la cultura.

En la otra cara de la moneda, la gente en México generalmente tenemos parientes en los EE.UU. y muchos hemos ido a visitarlos en diferentes momentos, fuera de las áreas de vacaciones como Disneylandia. En la mayor parte de los casos, tenemos una buena comprensión general de la sociedad estadounidense, pero en la mayoría de los casos, desde el punto de vista de una persona ajena a ella, incluso si han sido residentes de los Estados Unidos durante un período de tiempo prolongado. Por lo tanto, mientras que la gente en México tiene una comprensión bastante buena de las interacciones sociales de los Estados Unidos, puede que no se traduzca en una transición fácil a un equipo de trabajo sin un poco de comprensión y trabajo adicional en ambos lados.

Para entender las diferencias entre las dos culturas, observa una comparación entre los Estados Unidos y México, tal como lo indican los estudios realizados por el Centro Hofstede.

 

Hofstede mide culturas basadas en seis áreas (adaptadas de las descripciones proporcionadas por el centro):

  • Distancia de poder – El grado en que los miembros menos poderosos de una sociedad aceptan y esperan que el poder se distribuya de manera desigual. La cuestión fundamental aquí es cómo la sociedad maneja las desigualdades entre las personas. Las personas en sociedades que exhiben un alto grado de Distancia de Poder aceptan un orden jerárquico en el que todos tienen un lugar y que no necesita mayor justificación. En las sociedades con baja distancia de poder, la gente se esfuerza por igualar la distribución del poder y exigir la justificación de las desigualdades de poder.
  • Individualismo – El lado positivo puede definirse como una preferencia por un marco social poco unido en el que se espera que los individuos se ocupen sólo de sí mismos y de sus familias inmediatas. Su contrario, el colectivismo, representa una preferencia por un marco social muy unido en el que los individuos pueden esperar que sus familiares o miembros de un grupo particular cuiden de ellos a cambio de una lealtad incondicional. La posición de una sociedad sobre esta dimensión se refleja en si la autoimagen de las personas se define en términos de “yo” o de “nosotros”.
  • Masculinidad – El lado superior representa una preferencia en la sociedad por el logro, el heroísmo, la asertividad y las recompensas materiales por el éxito. La sociedad en general es más competitiva. Su opuesto, la feminidad, representa una preferencia por la cooperación, la modestia, el cuidado de los débiles y la calidad de vida. La sociedad en general está más orientada al consenso. En el contexto de los negocios, Masculinidad versus Feminidad a veces también se relaciona con culturas “duras frente a sensibles”.
  • Evitar la incertidumbre – Expresa el grado en que los miembros de una sociedad se sienten incómodos con la incertidumbre y la ambigüedad. La cuestión fundamental aquí es cómo una sociedad trata con el hecho de que el futuro nunca puede ser conocido: ¿debemos tratar de controlar el futuro o simplemente dejar que suceda? Los países que exhiben una AUI fuerte mantienen códigos rígidos de creencias y comportamiento y son intolerantes a las conductas e ideas no ortodoxas. Las sociedades débiles de la AUI mantienen una actitud más relajada en la que la práctica cuenta más que los principios.
  • Orientación a largo plazo – Cada sociedad tiene que mantener algunos vínculos con su propio pasado mientras se enfrenta a los retos del presente y del futuro. Las sociedades dan prioridad a estos dos objetivos existenciales de manera diferente. Por ejemplo, las sociedades que obtienen un puntaje bajo en esta dimensión prefieren mantener las tradiciones y las normas consagradas, al tiempo que ven el cambio social con recelo. Los que tienen una cultura con una puntuación alta, por otro lado, adoptan un enfoque más pragmático: fomentan el ahorro y los esfuerzos en la educación moderna como una forma de prepararse para el futuro.
  • Indulgencia – En el lado positivo, las sociedades permiten la gratificación relativamente libre de los impulsos humanos básicos y naturales relacionados con el disfrute de la vida y la diversión.  La moderación representa una sociedad que suprime la satisfacción de las necesidades y la regula por medio de normas sociales estrictas.

A partir de las comparaciones generadas por las encuestas detrás de los estudios, se pueden empezar a ver algunas diferencias básicas entre las expectativas de las personas en los EE.UU. y en México:

 

La gente en los Estados Unidos generalmente acepta menos la desigualdad en sus interacciones que la gente en México. Las empresas y organizaciones en México tienden a ser más jerárquicas y a aceptar menos las estructuras organizativas “planas”.

 

En línea con su menor aceptación de la desigualdad, la gente en los EE.UU. tiene un mayor nivel de individualidad. En México, aunque esta dimensión está cambiando rápidamente y de manera diferente entre los segmentos de la población, la individualidad es menos evidente.

 

En las áreas de masculinidad versus feminidad, los dos países son muy similares, pero México es un poco más alto. Esto muestra de una manera que para los extranjeros puede ser una sorprendente cantidad de competitividad entre individuos y en los negocios dentro de México.

Los mexicanos tienen una alta propensión a evitar la incertidumbre en comparación con la gente en los Estados Unidos. Esto se traduce en una menor propensión al riesgo y una mayor dependencia de soluciones pragmáticas.

Las personas en los Estados Unidos y México tienen muy poca diferencia en su orientación hacia metas a largo plazo versus metas a corto plazo. Ambas sociedades generalmente favorecen los objetivos conservadores.

En contraste con la diferencia entre el individualismo de las dos sociedades, México está mucho más arriba en la escala de indulgencia que los Estados Unidos.

Entender estas diferencias básicas, sin embargo, no te dice mucho acerca a cómo un equipo de individuos podría lidiar con una situación de negocios. Si te imaginas una situación en la que el equipo mexicano se enfrenta a trabajar durante las fiestas navideñas para cumplir con una fecha límite, puedes esperar un fuerte retroceso debido a las tradiciones y expectativas a largo plazo de la familia. Pero también se puede esperar que al final, el equipo esté de acuerdo con la necesidad debido al valor de tener trabajo y estabilidad a largo plazo.

Pero, si no entendieras las expectativas culturales subyacentes, ¿podrías también ofrecer un incentivo suficiente para asegurar que la producción no se vea afectada durante el período? Por lo general, se puede esperar que algunas indulgencias especiales para el equipo ayuden, pero ¿qué es lo que realmente los impulsaría?

 

Tratar con un problema específico requiere más que una comprensión general de la distancia cultural de un equipo con su sociedad. Hay muchas capas de la cebolla cultural, incluyendo a un nivel social, empresarial e individual mínimo, que influyen en la forma en que interactúa un equipo. Hoy en día, casi nadie en el mundo de los negocios tiene el tiempo o los recursos para hacer el trabajo requerido para realmente hacer una “inmersión profunda” en culturas comparadas para encontrar la combinación perfecta para su proyecto.  Es importante saber que tenemos diferencias culturales entre nosotros cuando empezamos un proyecto, pero desde un punto de vista pragmático, es más importante saber cómo tenderles un puente que encontrar a “alguien adecuado”.

 

La reducción de las diferencias culturales se remonta a las mejores prácticas en el inicio de todos los proyectos subcontratados con equipos remotos: el período inicial de formación y alineación de equipos. Reunir a los equipos, cara a cara, es fundamental para derribar barreras y crear una atmósfera en la que pueda crecer el entendimiento cultural. No se puede esperar que ninguna de las partes de un equipo cambie su propio perfil cultural, pero sí se puede ponerlos en situaciones en las que su conocimiento de las normas culturales dentro del equipo mejore y su capacidad para trabajar juntos mejore. La comunicación directa y la interacción, tanto en el trabajo como en situaciones casuales, abre oportunidades para eliminar los estereotipos y sustituirlos por una comprensión real y dimensional de las personas.

 

Al final, el hecho es que existen diferencias culturales entre los equipos, incluso en la misma empresa y en la misma región. Los estudios culturales disponibles deberían simplemente reforzar esa comprensión y la importancia de tratar con ellos, no alejarte del uso de equipos externos. No se pueden utilizar estudios que sólo proporcionen una comprensión general de la sociedad para comprender a un equipo específico, aunque pueden ayudar a comprender por dónde empezar.

 

Desde ese punto de vista, si estás interesado en encontrar un equipo subcontratado, los proveedores que entienden las dimensiones culturales y que pueden tratar con ellas desde el principio van a ser tu mejor opción. Particularmente en las implementaciones ágiles o DevOps, la confianza y el entendimiento se encuentran entre las partes más importantes de la formación de equipos. Scio proporciona equipos de desarrollo subcontratados a nuestros clientes nearshore en Norteamérica, con los elementos necesarios para asegurar el éxito, incluyendo enfoques de formación de equipos que se adapten a su situación y tarea específica.

Nuestros equipos tienen menos distancia geográfica y más horas de trabajo superpuestas que los proveedores offshore, lo que reduce los problemas con los que los nuevos equipos tienen que lidiar desde el principio. Estaremos encantados de conversar sobre tu próximo proyecto y cómo podemos ayudarte.