La definición general de comunicación es el intercambio o distribución de información de una persona a otra. Es fácil comprender íntegramente el concepto de lo que es la comunicación y cómo hacerlo. Sin embargo, el verdadero reto está en la ejecución de la comunicación y su eficacia para un determinado proyecto, sea cual sea el campo en el que se desarrolle.

La falta de comunicación es una señal de alarma importante en todas las empresas, negocios y organizaciones. La comunicación no se limita a las conversaciones informales en las que participan los empleados, sino que también es un instrumento esencial para garantizar el crecimiento de la empresa y el éxito del proyecto.

La falta de comunicación o una comunicación deficiente conduce a malentendidos en el flujo de trabajo, a un bajo retorno de la inversión (ROI) e incluso a la pérdida de ingresos. En resumen, el nivel de comunicación puede representar el éxito o el fracaso de un proyecto en particular. Según el Project Management Institute, la falta de comunicación conduce a fracasos en los proyectos en más del 30 por ciento de los casos.

A continuación te explicamos algunos puntos que consideramos, el por qué la falta de comunicación se traduce en el fracaso de los proyectos de trabajo.

 

Falta de trabajo en equipo

Contratar a las mejores personas para el trabajo es sólo el primer paso. La eficiencia en el trabajo se trata de mentes colaborativas que juntan ideas y conceptos para resolver los problemas a medida que surgen. Una falta de comunicación conducirá automáticamente a un trabajo en equipo inadecuado. La gente necesita no sólo hablar, sino también sumergirse en lo que sus colegas tienen que decir y compartir.

 

Mala distribución del trabajo de los empleados

Mientras tengas un equipo, la cuestión es cómo lo desplegarás para la misión. Para que un proyecto tenga éxito, todos los empleados deben estar en la misma página. Esto significa que la distribución del trabajo debe ser perfecta, con cada empleado plenamente consciente de sus responsabilidades. Cuando se trata de comunicación, tanto la información buena como la mala son de gran importancia. Todos deben ser capaces de notificar a las partes interesadas que realizan el trabajo y a aquellos que necesitan mejorar.

Este no será el caso si los empleados no logran o se niegan a comunicar sus ideas entre sí. Con todos los datos recopilados y todos los análisis interpretados, cada pieza de información debe ser presentada para segregar estratégicamente los procesos de trabajo.

 

Turbulencia en la oficina

La falta de comunicación no sólo se traduce en una falta de trabajo en equipo, sino también en estrés y malentendidos entre los empleados. El estrés laboral es normal, especialmente cuando la mayoría de nosotros tenemos plazos que debemos cumplir y proyectos que debemos llevar a cabo.  Para que un lugar de trabajo sea influenciado por el estrés es un problema totalmente nuevo. La falta de comunicación significa que los empleados prefieren guardarse las cosas, tanto los buenos como los malos pensamientos, para sí mismos en lugar de compartirlos con otros.

Hay muchos factores que pueden afectar esto. A veces, la relación entre los empleados es mínima, mientras que hay momentos en que la distribución del trabajo es errónea. No importa cuál sea la razón detrás del estrés en la oficina, puede ser resuelto con una comunicación efectiva.

 

Clientes insatisfechos = falta de comunicación

Los problemas de comunicación tienen un efecto dominó.  La falta de comunicación conduce a la falta de trabajo en equipo. La diseminación inadecuada del trabajo resulta en altos niveles de estrés. Con empleados estresados, la atención al cliente o el servicio pueden llegar a ser deficientes.

 

Productividad lenta

La productividad o el progreso es vital para los proyectos de trabajo o empresariales. No todo tiene que marchar sin problemas, pero está bien porque es posible ocuparse de eso siempre y cuando haya una comunicación adecuada. Cuando se trata de un proyecto, los empleados necesitan ver consistencia, escalabilidad y visibilidad. Todos tenemos un papel que desempeñar para asegurarnos de que el proyecto siga el rumbo correcto.  Esto es difícil y a veces imposible en ausencia de una buena comunicación.

 

La buena comunicación es fundamental

Ya sea la falta de comunicación o una comunicación deficiente, todavía se define como mala comunicación. Un proyecto puede hacer uso de innumerables investigaciones, estadísticas y metodologías, pero sin una comunicación adecuada, la mayoría de las cosas se desmoronarán.

Comunicar bien es importante. Los buenos comunicadores son capaces de presentar información específica que puede ser beneficiosa para todo el proyecto, incluso si es buena o mala. Una buena comunicación también consiste en hacer preguntas y aclaraciones para asegurarse de que todos no sólo están en la página correcta, sino en el camino correcto, avanzando hacia una meta similar.

Un entorno con una plataforma de comunicación progresiva permite que las personas se sientan cómodas y competitivas al mismo tiempo porque los hechos que necesitan saber se comunican bien.

 

¿Necesitas ayuda?

Proceso.pro entiende el impacto técnico de una mala comunicación. Es por eso que siempre estamos dispuestos a proporcionar la asistencia y los recursos para ayudar a las empresas, compañías y organizaciones a establecer un marco de flujo de trabajo para sus procesos y procedimientos.

Te ayudaremos a determinar las secciones que necesitan ser mejoradas y las metodologías que impulsarán esos conceptos. Proceso también le ayudará a rastrear y documentar su progreso a medida que avanza.